PARA PAGAR EN TIENDA SIRIUS...

LUNA NATAL EN EL SIGNO DE LIBRA...

LUNA NATAL EN LIBRA…
Representa a La Diosa HECATE…
Necesitan que se les trate con suavidad y que se tengan siempre en cuenta sus opiniones.
En su búsqueda del equilibrio a veces caerán en la indecisión…
En contra de la creencia popular, Hécate no fue originalmente una diosa griega.
Sus raíces parecen estar entre los carios de Asia Menor.
A medida que su culto se extendió a zonas de Grecia se presentó un problema, dado que el papel de Hécate ya estaba cubierto por otras deidades más prominentes del panteón griego, particularmente Artemisa, y por personajes más arcaicos como Némesis.
En los papiros mágicos de la Antigüedad Tardía era descrita con tres cabezas: una de perro, otra de serpiente y otra de caballo.
La triplicidad de Hécate se expresaba de una forma más helénica, con tres cuerpos en lugar de cabezas.
Emergen entonces dos versiones de Hécate en la mitología griega.
La menos conocida es donde  Hécate es una sacerdotisa mortal comúnmente asociada con Ifigenia, que desdeña e insulta a la diosa, lo que la lleva finalmente a suicidarse. Artemisa adorna entonces el cadáver con joyas y susurra para que su espíritu se eleve y se convierta en la diosa Hécate, que actúa como espíritu vengador, pero únicamente para mujeres heridas.
La segunda versión ayuda a explicar cómo Hécate se ganó el título de «Reina de los Fantasmas» y su papel como diosa de la hechicería.
Puesto que se le atribuyeron los dones de protección frente al peligro y esa es la razón por la cual la encontramos en fronteras de algunas ciudades griegas, como símbolo protector de la misma, y finalmente en las puertas de las casas.
Con el tiempo, la asociación con el alejamiento de espíritus malignos llevó a la creencia de que ofender a Hécate también los atraía.
Así surgieron las invocaciones a Hécate como gobernadora suprema de las fronteras entre el mundo normal y el de los espíritus.
La antigua diosa griega es una de las deidades más antiguas que ha sobrevivido a los diversos cambios de credo y continúa vigente entre las brujas modernas.
Con el surgimiento del Neopaganismo y de la práctica de la Wicca o brujería moderna, la antigua diosa Hécate fue extraída del olvido e instaurada nuevamente en los altares, y a la cual se le atribuye el don de ser una proveedora de justicia.
Rige sobre las semanas de luna menguante, periodo en el que bajo su auspicio los hechizos para dar fin a algún asunto o para la liberación, son más efectivos.
Sin embargo esta buena reputación es hasta cierto punto novedosa, pues Hécate, la infernal, la amiga de la oscuridad, la que pasea con los espíritus, fue durante mucho tiempo una potencia temible.